De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

lunes, 15 de diciembre de 2008

El día en que la tierra se detuvo
(o de cuando los avances son lo mejor de la película)

¿No les ha pasado muchas veces que los avances de una película inspiran grandes expectativas que el filme completo no alcanza a llenar?

A mí me pasó recientemente con Minotauro que , por primera vez en aaaaaaños, me salí a mitad del filme.
El día en que la tierra se detuvo no es tan mala como para llegar a eso, pero sí es una película más bien decepcionante. A su favor tiene buenas actuaciones, sobre todo las de J
ennifer Connely y el niño, interpretado por el hijo de Will Smith, así como de varios actores de apoyo, en especial el de la secretaria de Estado y los militares, a quienes de veras termina uno odiando por ser tan cortos de miras. Curiosamente, otro de los méritos de la película, una dirección artística que logró crear un ambiente tan tétrico y lúgubre, contribuye a que la película se sienta lenta y aburrida.
En contra, que es una muy mal armada copia con retazos de Contacto, La guerra de los mundos y un poco El día de la independencia, con muchos elementos milenaristas; baste decir que lo que en Contacto lleva una escena (ésa donde el extraterrestre le dice a Jodie Foster que "la humanidad es fascinante, capaz de los sueños más sublimes, pero también de las peores pesadillas") acá les lleva más de la mitad del filme, y no terminaron de redondear la idea.

El argumento gira sobre la idea de que por el uso y abuso de nuestro planeta ("uno de los pocos capaces de soportar el milagro de la vida") los humanos debemos ser castigados, con toda la connotación judeo-cristiana del término "castigo", como si no tuviéramos ya bastante, en términos del mismo filme, con depender de las reacciones de un grupo de halcones prestos a apretar el gatillo... y a expensas también de una supuesta civilización superior tan poco hábil como para no percatarse de la diversidad humana y aterrizar, cómo no, en Nueva York.

Por si fuera poco, el filme desaprovecha un argumento que hubiera podido ser central: ¿quiénes merecían estar como representantes de la humanidad en esas nuevas arcas? ¿Los científicos?, ¿los artistas?, ¿los genéticamente más aptos?, ¿los limpios de corazón?, ¿los limpios de culpa? (que encontrarlos estaría difícil, dejando de lado los chistes sacrílegos sobre Jesús y María Magdalena, pues los pecados por omisión serían mucho más frecuentes... si yo un día no abro mi negocio a tiempo, y por eso un niño no terminó la tarea y lo expulsan y por efecto mariposa termina siendo un asesino serial, ¿me contaría en mi balance negativo...?).

Otro elemento desfavorable es que el filme terminó siendo una ensalada de géneros y nunca se definió por ninguno: ni es un filme de suspenso, ni de acción, ni brillan los efectos especiales, ni es intimista, ni nada. Lástima por un filme que tenía todo para llenar la temporada.

2 comentarios:

Karla Preciado dijo...

Te cuento que entre mi archivo de películas está la versión clásica de este film.. de los años 50's... y me quedé a la mitad de la película, pero como crítica social me pareció buena... no conozco esta nueva versión aunque la he visto anunciada últimamente. Quizá espere a verla en dvd antes que perder algunos pesillos en el cine después de leer tu crítica. Ojalá que si no has visto esa primera versión que te menciono puedas hacerlo pronto y comentar cuál te pareció mejor o sin son igual de cuestionables. Saludos!

jimeneydas dijo...

Recuerdo haber vista la peli antigua hace aaaaaaños, de cuando era estudiante y salí mal en tantas materias por culpa del programador de "Cine en el 11", pero no recuerdo detalles, sólo me acuerdo del robotote.
Con las películas pasa lo mismo que con los libros, hay tantos filmes que me gustaría volver a ver (o libros que releer) en conflicto con los que hay por descubrir!

Gracias por tu comentario, Karla