De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Sol de la tarde.
En la placa del perro
luces doradas.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Luz del poniente.
La sombra del candil
sobre las vigas.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Me siento gente grande

(perdonarán las mayúsculas que siguen)

¡¡¡ME SIENTO GENTE GRANDE!!!

uno de mis haikucitos fue seleccionado por Xaro La en la entrada que publico en su blog "haijin"
"100 Haikus (y pico) de Otoño" (Haijines Contemporáneos) 

100 haikus (y pico) de otoño


wiiiiiiiiii

profeso ser lector

Profeso ser lector:
No leo entre líneas, abro surcos en medio de ellas.
A veces siembro allí ideas que germinan en textos que no reconozco como propios, porque siempre heredan algo de su original. Otras, por los surcos afloran historias que el autor ya había dejado sembradas en espera de ser descubiertas. Y en muy, muy pocas ocasiones, los surcos se vuelven grietas por las que escapan las verdaderas razones que llevaron a que se escribiera algo incompleto (o falso) y eso asusta, asusta mucho.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Reloj sin cuerda.
De pronto el segundero
da un brinquito.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Venta de libros.
En un viejo poemario
notas al margen.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Guardia aburrido
pulsa su tolete
como guitarra.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Suenan a lluvia
los pasos del pájaro
en el tapanco.

sábado, 1 de noviembre de 2014

La casa de los siete altillos, Nathaniel Hawthorne



«Poco después, el huésped comenzó a apreciar la fragancia del café que se le había servido. Lo sorbió con avidez. La sutil esencia obró sobre él como un filtro encantado, convirtiendo en transparente, o al menos en traslúcida, la opaca sustancia de su naturaleza animal. Un destello de espíritu se comunicó a su persona.
            –Quiero más, más –exclamó con nerviosa prisa, como si estuviese ansioso por retener lo que intentaba escapársele–. Esto es lo que necesito. Les ruego que me sirvan más.»

Hawthorne, Nathaniel: La casa de los siete altillos,
México, 1988, Eosa (Colección Biblioteca 59),  p. 139.

Pájaro libre.
Los loros del vecino
copian su canto.

martes, 28 de octubre de 2014

Casi menguante
espera una albóndiga
sobre el plato.

Desvestido, Jorge Debravo


La noche, deseosa, apenumbrada,
te quitó sin pensar las zapatillas...
y —por sentirse blanca y alumbrada—
desnudó blancamente tus rodillas.

Luego —por diversión, sin decir nada—
la noche se llevó tu blusa larga
y te arrancó la falda ensimismada
como una cosa tímida y amarga.

Después te colocaste travesura:
desnudaste tus pechos por ternura
y —hablando de un amor vago, inconexo—

Porque si y porque no, a medio reproche,
desnudaste también, entre la noche,
la noche pequeñita de tu sexo.
 
 

Jorge Debravo (1938-1967), poeta costarricense

domingo, 19 de octubre de 2014

Pelota roja.
Chorreando la lluvia
bajan los niños.

domingo, 28 de septiembre de 2014

La casa de los siete altillos, Nathaniel Hawthorne



« […] El autor, por consiguiente, casi no ha creído que valga la pena empalizar su relato con un especie de cerco de acero constituido por la moraleja –o, en otros términos, clavarlo con un alfiler como a una mapiposa– privándolo de vida y haciéndole asumir una postura tiesa, desgarbada, carente de naturalidad. Lo cierto es que una elevada verdad, primorosa y hábilmente elaborada, cuyo brillo aumenta sin cesar y que corona el desarrollo final de una obra de ficción, puede contribuir a su gloria artística, pero nunca es más verdadera, y rara vez mas obvia, en la última página que en la primera.
[… el autor] confía en que no habrá de creésele imperdonablemente nocivo por haber trazado una calle sin violar los derechos de nadie, ocupado una parcela sin propietario conocido y edificado una casa con materias que desde hace tiempo atrás se emplearan para construir castillos en el aire. […]»


Nataniel Hawthorne, “Prefacio” a La casa de los siete altillos.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Esparce rocío
el pasto crecido
en los tobillos.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Rompe el hervor.
Anís y manzanilla
en la tetera
.

martes, 9 de septiembre de 2014

Levantado del suelo, José Saramago




Saramago, José: Levantado del suelo,
Argentina, Suma de Letras, 2005, p. 30

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Lluvia temprana.
Por la pared mojada
baja el caracol.


lunes, 25 de agosto de 2014

Libros de Tagore

Pack de Libros de Rabindranath Tagore.

Descargar en:

pack de libros de R. Tagore

miércoles, 20 de agosto de 2014

Fin del viaje.
En los rieles del metro
Luces y lluvia.

sábado, 9 de agosto de 2014

Tomas Mann, Muerte en Venecia



«Para que cualquier creación espiritual produzca rápidamente una impresión extraña y profunda, es preciso que exista secreto parentesco y hasta identidad entre el carácter personal del autor y el carácter general de su generación. Los hombres no saben por qué les satisfacen las obras de arte. No son verdaderamente entendidos, y creen descubrir innumerables  excelencias en una obra para justificar su admiración por ella, cuando el fundamento íntimo de su aplauso es un sentimiento imponderable que se llama simpatía.»


Tomas Mann, Muerte en Venecia,
México, 1983, Seix Barral (Orígenes 6), p. 20.

domingo, 27 de julio de 2014

La primera mujer, Nedim Gürsel

«No quiero abandonarle así, solitario a orillas de las aguas negruzcas del Cuerno de Oro. Es tan inexperto, tan débil, tan temeroso. Por muy próximos que seamos, nos separan años. Hay entre nosotros ciudades, países, otros placeres para él desconocidos. Y otras mujeres. Es el personaje principal de esta historia, y yo su narrador. Nos conocemos bien, pero él ni siquiera sabe que existo.»

Gürsel, Nedim: La primera mujer,
México, Ediciones Martínez Roca (Alcor, otras narrativas), 1989, p. 42.

jueves, 24 de julio de 2014


Ciclista veloz.
Tras ella sólo queda
olor a rosas.

viernes, 18 de julio de 2014

Madera tibia
el mango de la escoba
dejada al sol.

viernes, 11 de julio de 2014

Da media vuelta
el bicho que avanzaba
hacia la trampa.

domingo, 29 de junio de 2014

Noticias del imperio, Fernando del Paso

El libro de hoy:
 

Noticias del imperio, Fernando del Paso

(tranquílicense mis amigos venezolanos, NO es sobre Chávez o Maduro)

La novela histórica puede servir para re-actualizar algún periodo histórico cuyas dinámicas estén muy cercanas al momento actual. Las luchas que dio la mayor parte del pueblo mexicano durante buena parte del siglo XIX a favor del liberalismo y en contra de los monárquicos, clericalistas y conservadores son retomadas por Fernando del Paso en este recuento sobre el fallido segundo imperio mexicano y las personalidades tan extrañas de Maximiliano de Habsburgo y Carlota Amalia.


Descargar en:

Noticias del imperio, Fernando del Paso

sábado, 28 de junio de 2014

Salomé, Óscar Wilde

El libro de hoy:
 

Salomé, Óscar Wilde

Ir al teatro y leer teatro pueden ser dos manerasdistintas de disfrutar la misma obra. Los entretelones de la  historia de Salomé, princesa hija de Hérodes que se obsessiona con Juan el Bautista, es recreada por Óscar Wilde en una obra que se puede disfrutar muchísimo tanto en su libreto como en la sala de teatro.

Descargar en:

Salomé, Óscar Wilde

viernes, 27 de junio de 2014

La perla, John Steinbeck

El libro de hoy:

La perla, John Steinbeck

¿Encontrar un tesoro puede resolver todos los problemas de alguien?. En este bello relato, Steinbeck muestra como la codicia choca contra los valores tradicionales de los pescadores tradicionales de perlas. Y con todo lo que me gusta la película homónima que es una joya de la fotografía en blanco y negro, narrativamente se queda muy corta con la novela original.


Descargar en:
La perla, John Steinbeck

jueves, 26 de junio de 2014

Ciudad, Clifford D. Simak



El libro de hoy:



Ciudad, Clifford D. Simak



Comentaba hace poco que dejarse llevar por una buena portada o un título atractivo es una de las formas por las que he encontrado muchos buenos autores que de otra manera hubiera pasado por alto.

También los comentarios en las contraportadas o las solapas pueden dar buenos o malos indicios. Gracias a este casi nuevo género literario fue que me pude acercar a Ciudad, uno de los libros más entrañables de ciencia ficción que he leído.

Les comparto un fragmento del texto de la contraportada:



«En la historia de la ciencia ficción hay dos libros singulares que tienen como protagonista principal al perro. Uno de ellos es Sirio, de Olaf Stapledon, y el otro, Ciudad, de Clifford D Simak. Simak narra en Ciudad desde un punto de vista perruno— los últimos años de la epopeya humana. Los hombres han desaparecido, pero los perros se reúnen en las noches de invierno y rodeados de sus cachorros cuentan sus historias. […]».


Descargar en:

miércoles, 25 de junio de 2014

Yo, la peor, Mónica Lavín

El libro de hoy:
 

Yo, la peor, Mónica Lavín

La vida de las grandes personalidades da mucho material para la literatura, más cuando se trata de una alguien tan lleno de misterios y sorpresas como Sor Juana Inés de la Cruz.
Frecuentemente se olvida, sin embargo, el entorno en que se desarrollaron y la gente que los rodeaba. Mónica Lavín no intenta una biografía más de la Décima Musa, sino que aborda su vida a traves de las mujeres que la rodearon en distintas etapas de su vida.


Descargar en:

Yo, la peor, Mónica Lavín

martes, 24 de junio de 2014

Cuentos de la Alhambra, Washington Irving

El libro de hoy:
 

Cuentos de la la Alhambra, Washington Irving

En general los hispanohablantes somos muy receptivos a los cuentos y leyendas de origen árabe. Muchos de ellos pasaron al Nuevo Mundo, ya hispanizados, con los conquistadores, así que de alguna forma u otra aún llevamos el sello cultural que dejaron los musulmanes durante su larga estancia en España.

Por eso quizá nos sorprenda que un autor angloamericano, y más si es de la primera mitad del siglo XIX, logre recuperar la esencia y el espíritu de exotismo que asociamos a los relatos del tipo de Las mil y una noches. Washington Irving lo logra, y muy bien, con sus Cuentos de la Alhambra. Muy adecuados para leer en un ratito de relax.



Descargar en:
Cuentos de la Alhambra, Washington Irving

lunes, 23 de junio de 2014

El extraño caso del doctor Jeckill y Mr. Hyde, Robert Stevenson

El libro de hoy:
 

El extraño caso del doctor Jeckill y Mr. Hyde, Robert Stevenson

Algunos libros, como éste y El retrato de Dorian Grey tienen la desgracia de ser fácil blanco de parodias. Cuántos de nosotros no crecimos asociando al señor Hyde con las caricaturas donde Piolín se desquita de Silvestre y otras parecidas (hasta yo tengo en el tintero "Reivindicando a Mr. Hyde", que algún día terminaré de redondear...).

Sin embargo, el mensaje del autor está muy lejos de todas las trivializaciones y en realidad alude a una dicotomía que permea a todo ser humano y qué pasa cuando no se puede reprimir más a esa parte oscura que todos llevamos dentro. A mí en particular me pareció un texto bastante angustiante y que merece ser reivindicado de todas las veces que ha sido desvirtuado.


Descargar en:

El extraño caso del doctor Jeckill y Mr. Hyde

domingo, 22 de junio de 2014

Truenos lejanos.
En el árbol, el cuervo
mira las nubes.

El manuscrito de Dios, Juan Ramón Biedma

El libro de hoy:
 

El manuscrito de Dios, Juan Ramón Biedma.

De cuando en cuando es bueno olvidarse de que el mundo no es color de rosa y salirse de los géneros literarios que reflejan la visión un tanto idílica del mundo que uno mismo se imagina.

Tiendo a leer libros que, de alguna forma u otra, dejan un mensaje de esperanza en la humanidad. Pero estoy muy consciente (aunque me tomó mis añitos y unos cuantos guamazos alcanzar esa convicción) de que la realidad es muy distinta.

Por eso a veces me doy a la lectura de novela negra, que de pronto me llega a sorprender con lo sórdido que puede llegar a ser la gente. Un buen ejemplo de este género es el español Juan Ramón Biedma y su capacidad de describir en unos cuantos pincelazos las "mas bajas pasiones" que pueden mover el comportamiento de algunos malbichos que andan por ahí.


Descargar en:

El manuscrito de Dios, Juan Ramón Biedma

sábado, 21 de junio de 2014

 Agradable sorpresa. Estoy comenzando un autor nuevo, el austriaco Heimito Von Doderer y su libro "El tormento de los saquitos de cuero". Está resultando buenísimo:




Doderer, Heimito von: "El tormento de los saquitos de cuero", México, Universidad Veracruzana, 2005, p. 13.

Sólo silencio
y la libélula seca
junto al cancel.