De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

sábado, 24 de agosto de 2019

Calor residual.
Las parrillas sucias
huelen a grasa.

miércoles, 21 de agosto de 2019

Pasos nocturnos
detrás de las pisadas
suenan pezuñas

martes, 13 de agosto de 2019

Avanza despacio
un bicho arrastrado
por las hormigas

domingo, 4 de agosto de 2019

El cementerio vacío, Ramiro Pinilla


«Estábamos tan unidas que nos habíamos hecho la promesa de no casarnos nunca. Todo el tiempo juntas, escapando de los trabajos y de los chicos. –No habla para nosotros, sino para sí misma, reviviendo el pasado–. A veces echábamos la siesta juntas, en su cama o en la mía..., aunque sólo una tarde vino Anari a la mía, y aquella noche dormí cuidando de no deshacer el hueco dejado por su cuerpo en el colchón. Pero siempre dormíamos la siesta en su cama. Un día le pregunté cuántos días duraba mi hueco en su colchón y no lo sabía, nunca pensó en mi hueco como yo en el suyo. [...] »

Pinilla, Ramiro: El cementerio vacío:
un caso para Samuel Esparta.
Barcelona, Tusquets (Andanzas 801), 2013, p. 139.

domingo, 21 de julio de 2019

Ramiro Pinilla, El cementerio vacío


« –De mis correrías por aquellos bailes regresé siempre de vacío –le aseguro.
–Unos tienen más gracia que otros para engatusar y sacar tajada. ¿A qué ibas tú, a buscar novia o a sacar tajada?
–Nunca lo pensé, yo iba porque iban los demás, la cuadrilla. Y a los mozos de por allí tampoco les gustaban los de Getxo. A veces, para escapar de una paliza, teníamos que descruzar la Ría a nado porque no estaba en Portu la barquilla del puente.
Silencio.
–¿Tú también?
Las facturas sin registrar descansan a un lado del librote.
–Yo también
No me cree.
–¿Cuándo?
–En el 38, en el 39...
–Tenías diecinueve años, veinte... nunca te oí hablar de ello. No te veo con diecinueve años persiguiendo chicas. »

Pinilla, Ramiro: El cementerio vacío: un caso de Samuel Esparta.

Barcelona, Tusquets (Andanzas), 2013, p. 18.

jueves, 4 de julio de 2019

Tres golpes sordos
una uva rebota
en la loseta

viernes, 14 de junio de 2019

Recién bañados
dos perros se sacuden
al mismo tiempo

jueves, 13 de junio de 2019

olisquea el perro
la ropa del que se fue

tarde grisácea

martes, 11 de junio de 2019

De "El corazón de las tinieblas"


« Les he dicho a ustedes que hablamos, he repetido las frases que pronunciamos…, pero, ¿qué sentido tiene todo esto? Eran palabras comunes, cotidianas, los familiares vagos sonidos cambiados al despertar cada día. ¿Y qué sentido tenían? Existía detrás, en mi espíritu, la terrible sugestión de palabras oídas en sueños, frases murmuradas en pesadillas. »
 
Conrad, Joseph: El corazón de las tinieblas.
Barcelona, Orbis, 1986, p. 116.

domingo, 9 de junio de 2019

Tarde ventosa.
Un bebé despeinado
mira las nubes.

sábado, 25 de mayo de 2019

Suave fragancia.
Un arete se asoma
entre los rizos.

viernes, 24 de mayo de 2019

El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad


« ¿Lo ven? ¿Ven la historia? ¿Ven algo? Me parece que estoy tratando de contar un sueño…, que estoy haciendo un vano esfuerzo, porque el relato de un sueño no puede transmitir la sensación que produce esa mezcla de absurdo, de sorpresa y aturdimiento en un rumor de revuelta y rechazo, esa noción de ser capturados por lo increíble que es la misma esencia de los sueños.
[…]
-- … No, es imposible; es imposible comunicar la sensación de vida de una época determinada de la propia existencia, lo que constituye su verdad, su sentido, su sutil y penetrante esencia. Es imposible. Vivimos como soñamos…, solos. »

Conrad, Joseph:
El Corazón de las tinieblas.

martes, 7 de mayo de 2019

Lagarto seco.
La fila de hormiguitas
sigue de largo.


viernes, 3 de mayo de 2019

Aceite al punto.
El olor de los plátanos
recién freídos

domingo, 31 de marzo de 2019


Fin del viaje.
La gota derramada
queda inmóvil