De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

domingo, 21 de diciembre de 2014

profeso ser lector

Profeso ser lector:
No leo entre líneas, abro surcos en medio de ellas.
A veces siembro allí ideas que germinan en textos que no reconozco como propios, porque siempre heredan algo de su original. Otras, por los surcos afloran historias que el autor ya había dejado sembradas en espera de ser descubiertas. Y en muy, muy pocas ocasiones, los surcos se vuelven grietas por las que escapan las verdaderas razones que llevaron a que se escribiera algo incompleto (o falso) y eso asusta, asusta mucho.

No hay comentarios: