De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

jueves, 21 de noviembre de 2013

"Me siento como un pintor que, tras haber pasado años para lograr dominar determinados pinceles, ha puesto fin a todos los pinceles. Un pintor que, en su esfuerzo por acercase a la luz, ha arrojado sus pinceles al fuego para avivar la luz de las llamas. No me queda más que pintar con las manos."

Nepo, Mark: Siete mil maneras de escuchar, México, Aguilar, 2013, p. 11.

No hay comentarios: