De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

miércoles, 5 de enero de 2011

Tres tercetos, tres

Vivo sorpresas:
al barrer hojas secas
suena a piedras.

Cruzo la calle
en sentido opuesto
viene la hormiga

Nació solito
en la maceta vieja
un chilar verde

2 comentarios:

Marisol dijo...

Tu tercer Haiku te ha quedado perfecto. 5+7+5
Sin embargo, en el primer Haiku:
"sue.naa.pied.ras" = 4 sílabas
En el segundo Haiku:
"en.sen.ti.doo.pues.to = 6 sílabas.

Te dejo este enlace:
http://lexiquetos.org/silio/
Es un separador de sílabas en poesía.
Recibe un cordial saludo.

Clarice Baricco dijo...

Qué lindo.
Es todo un escenario.

No te tardes en escribir.

Abrazos.
G