De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

"En silencio", Alfonsina Storni


Alfonsina Storni,
"En silencio"


Cerradas las puertas aguardo en silencio.
Entrará el primero que sepa llamarme,
cerradas las puertas...
            ¡Abre!

Aguardo dos manos que no matan pájaros.
Si llegan, la puerta se abrirá sin llave.
¿Eres tú quien pasa?
            No pierdas la hora,
            ¡Abre¡

Huye, si las manos
tuviste algún día manchadas de sangre;
cansarás ganzúas y músculos firmes;
llavero, no sirve tu llave,
no insistas,
            No abre...

¿Conoces la puerta? De rosas azules
la tejió Esperanza
            –La esperanza es grave–.
Si sabes que importa cegar sus pupilas.
            Abre...

Éste es el momento.
Yo te daré todo cuanto pueda darte;
mi corazón tiene dos alas sin dueño;
mírame hacia dentro...
            Abre...

Hallarás un tibio momento de sueño,
Bellamente suave,
Tan fino que acaso matarlo pudiera
La puerta que ahora, Dios mío,
            se abre.

Oh, no des un paso, llavero, suspende...
Es verdad que aguardo temblando me llames...
¡Llavero... llavero..., no muevas la llave!

No hay comentarios: