De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

viernes, 23 de enero de 2015

No hay nada nuevo bajo el sol...



Esto fue escrito en 1851, pero es de dolorosa actualidad...


«[…] Aquellos caballeros son avezados políticos que han acudido de todos los ámbitos del estado; son, cada uno de ellos, gente práctica para disponer de las medidas preliminares con las que se roba al pueblo, sin que se dé cuenta, la facultad de elegir sus gobernantes. El mandato popular, aunque llegue a expresarse con voz de trueno en la próxima elección, no será más que un eco de lo que estos caballeros resuelvan en la alegre mesa de su anfitrión. […]»


Hawthorne, Nataniel: La casa de los siete altillos,
México, 1988 [1851] (Colección biblioteca), p. 288.

No hay comentarios: