De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

lunes, 11 de mayo de 2009

Premio: "Siete cosas raras sobre mí"

Ángela Arias, de Los hijos de Aesir me ha distinguido nuevamente con un premio: Siete cosas raras sobre mí.

Al principio dudé en aceptarlo: seleccionar solo siete cosas raras de mi personalidad me pareció difícil. Pensándolo mejor, decidí dejar de lado las excentricidades "históricas" (aquellas cosas que hacía de niño o adolescente) ni las derivadas de la edad (el Alzheimer se manifiesta de modos extraños, jeje).


Aceptar el premio implica:


1. Mencionar a quien lo otorga:
Ángela Arias, quien nuevamente tiene una gentileza para este blogcito.

2. Mencionar Siete cosas raras sobre mí:

1. Frecuentemente confundo izquierda con derecha (pero no en el ámbito político, eh, ahí sí está claro). Tanto, que debo pensar concientemente cuál es cada lado.

2. Soy completamente omnívoro, lo cual quiere decir que no le hago el feo a nada, cocinado o crudo, ya sea insecto, reptil, etc... con una sola excepción: los espárragos, que no hay poder humano que me haga probarlos.

3. Para dormir uso un protector dental porque rechino los dientes en la noche.

4. Prácticamente no padezco de ninguna superstición (porque eso de ser supersticioso da mala suerte). Quizá sólo tenga una, evitar decir "lo último" y cambiarlo siempre por "lo más reciente".

5. A excepción de la gente de un círculo muy cercano, ¡detesto que me toquen!, pocas cosas me desagradan tanto como la gente que por querer hacerse la simpática lo palmean a uno en los hombros o la espalda, y más si es un vendedor quien lo hace.


6. Debo haber sido sargento en mi vida inmediata anterior, porque si hay algo que me ponga irracionalmente de mal humor es esperar en una fila mal formada, y peor si el que está detrás de mí se para casi a mi lado.

7. Debo ser la persona con peor suerte para las rifas, los sorteos, la lotería y los juegos de azar.

La tercera condición, entregar el premio a otros siete blogs, la dejo en espera.... los que se me ocurren ya han sido galardonados!

4 comentarios:

Alexandra dijo...

Hola Jimeneydas!

Que considerado de tu parte, ponerte una guarda para los dientes por las noches, primero porque bueno, así no te acabarías la dentadura y segundo por quien te acompañe cuando duermes seguramente descansará. A mí me pone los pelos de punta que rechinen los dientes, pero como es incosciente, no puedes reclamarle nada a nadie.

Yo también tengo problemason la izquierda y la derecha, de hecho tengo que fingir que escribo para identificar cuál es cuál, jajaja.

Salu2.

Zarela dijo...

Me encantaron tus 7 cosas raras, que al fin no son tan raras, pero el conocerte eso si es un estimulo para seguir leyendo tu blog que a mi me parece muy entretenido y en el cual siempre aprendo, felicitaciones

Carla dijo...

Felicitaciones por el premio! Que lo disfrutes!

Pabela dijo...

jjaja me da gracia tus rarezas número 6 y 7 porque yo también las tengo! Un gusto conocerte!