De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Un sapito y Los changos

¿No les pasa que hay días en que uno amanece con una canción en la cabeza?, aunque a veces la melodía aparece por asociación de ideas, o le brinca a uno como una de esas "pequeñas cosas", de las que cantaba Serrat. Y no sólo piezas musicales que han tenido relevancia en la vida, a veces son estribillos de anuncios comerciales (uno de mis favoritos es la de "estaban los tomatitos, muy contentitos, cuando llegó el verdugo, a hacerlos jugo"), o incluso canciones que uno detestó cuando estuvieron de moda.

Y cuando eso pasa, la canción se repite, se repite, se repite, sin que se encuentre el botón de "stop", como si se tuviera una comezón en las neuronas imposible de rascar.

Hoy amanecí con una canción infantil dando vueltas por mi cráneo: "Ajum dijo un día un sapito, Ajum dijo un día un sapito...", y no he podido parar de tararearla (debo parecer loco de atar, jeje),

Luis Pescetti: Un sapito


y también les pongo una similar:


4 comentarios:

Carla dijo...

Siempre me pasa!!! jejejej!
Y sobre todo con canciones que no me gustan!!!
muy buen post!

♥ MI MUNDO EN LAS MANOS. dijo...

Siiiiiiiiiii me pasa jajaja y a menudo, llega un momento del dia que es ahi donde me pregunto porque, de donde se me pego? jajajaja

Un abrazo y gracias por pasar, me gusta que te guste mi blog, si si.
Tere.

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ--ºAlice Kuuº--Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

muy cierto, luego andas tarareando canciones que no te gustan, todo por que las oyes donde sea que vas y terminas aprendiendotelas...

Ivan Ignacio dijo...

Si, a veces me pasa! jejejej! y no me la puedo sacar de la cabeza aunque quiera!