De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

domingo, 31 de enero de 2016

La misteriosa llama de la reina Loana, Umberto Eco



«En el baño me vi en el espejo,. Por lo menos, estaba bastante seguro de que era yo porque los espejos, ya se sabe, reflejan lo que tienen delante. Una cara blanca y hundida, con la barba larga, un par de ojeras tamaño natural. Qué bien vamos, no sé quién soy y descubro que soy un monstruo. No me gustaría toparme conmigo por la noche en una calle desierta. […]
–Parece que aquí hay una persona normal –observé–, lo que pasa es que a lo mejor no soy yo.»

Eco, Umberto: La misteriosa llama de la reina Loana.
México, Random House Mondadori, (Debolsillo, Novela ilustrada) 2006, pp. 16-17.

No hay comentarios: