De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

viernes, 6 de marzo de 2009

Optimismo

cola inquieta
del perrito sin dueño
que busca hogar

3 comentarios:

Angela dijo...

:'( ¡Pobre perrito! Lo quiero adoptar!!!!!!!!!!!1

yiokun dijo...

:)


te dejo una nota de prensa:
http://letrasenelcamino.blogspot.com/2009/03/nota-de-prensa-se-viene-hela-gaceta-de.html


abrazo

Zarela dijo...

inquieta cola
del perrito sin dueño
que busca hogar


Hermoso Haiku...todos demostramos físicamente lo que nos conmueve en nuestro interior, que buen observador, cariños