De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

miércoles, 24 de junio de 2009

Canasta de juguetes

El domingo fui al mercado y me encontré esta escena ya en vías de extinción...

¡una canasta de juguetes tradicionales!

Espero que la foto tomada con celular refleje cuánta nostalgia puede caber en una sola canasta.


2 comentarios:

Carla dijo...

Cuantos recuerdos!!!!!11 Si, antes nos divertiamos con tan poco, pero era tan lindo. Ahora los chicos se la pasan metidos en la compu

Zarela dijo...

Es hermoso recordar nuestros juegos, yo en particular recuerdo mucho jugar con aserrín, pues mi padre era carpintero...los juegos cambian con el tiempo. Lo importante es no dejar de hacerlo.