De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

jueves, 7 de enero de 2010

constancia

Tras la jornada
el libro en lectura
me espera fiel

3 comentarios:

Ligia dijo...

A unos les espera un libro y a otras les espera más trabajo, así que cuando llegamos al libro, el sueño nos vence...
Feliz año

williams shu dijo...

hola ya se va?

espero me visites

Pequeña Saltamontes dijo...

Son buenos amigos los libros.

Y qué lindo haiku n_n

Era un haiku... ¿verdad?