De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

jueves, 14 de enero de 2010

Vacio Del Alma

No soy afecto a las presentaciones de Power Point que suelen inundar las bandejas de entrada de correo electrónico.

La mayoría de las veces se trata de lugares comunes o recurren a un sentimentalismo barato.

Pero de cuando en cuando me llegan algunas cosas que sí valen la pena.

Me gustó este archivo, y lo comparto con ustedes.

(además de que quiero probar este gadget para postear directamente los archivos --de varias plataformas-- en Blogger, jeje)



1 comentario:

Pequeña Saltamontes dijo...

Ps... no soy yo, es mi TOC :P

Nunca lo había visto de esta manera.

Pero sí, es verdad, hay que deshacerse de todo eso que no usamos.

¿Qué haré con lo que no es biodegradable?

Córcholis...