De "El canto del pájaro", Anthony de Mello

El discípulo se quejaba constantemente a su maestro:

«No haces más que ocultarme

el secreto último del Zen».

Y se resistía a creer sus negativas.

Un día, el Maestro lo llevó a pasear por el monte.
Mientras andaban, oyeron cantar a un pájaro.


«¿Has oído el canto de ese pájaro?»,
le preguntó el Maestro.

«Sí», respondió el discípulo.
«Bien; ahora ya sabes que
no te he estado ocultando nada».

«Sí», asintió el discípulo.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Esto es álgebra

SIn palabras









7 comentarios:

Rocío dijo...

Jajajaja...
El último me mató. Estos profes que nos hacen buscar cosas obvias...jajajaja.

¡Muy bueno!

Saludos,
Rocío.

Angela dijo...

Mi papá es profesor de matemática y en un examen puso un ejercicio igual al último ejemplo que pusiste, y un estudiante respondió lo mismo que viene en esa imagen. ¿Y sabes qué? Mi papá tuvo que darle los puntos del ejercicio porque el estudiante sí "halló" x, pero no su valor xD

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ--Alice Kuu--Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

jaja!! excelente post

nunca habia pensado hacer eso

creo que lo tomare en cuenta jaja

Cassiopeia dijo...

Genial!

Karla Preciado dijo...

Me has sacado una risa a través de uan sonrisa de oreja a oreja... jajajajjajajajajajajaja buenísimo post

ignacio dijo...

preciso lo que necesitaba
risa y mas risa

Alexandra dijo...

JJAAJAJAJAJAJAJA... Te robaste alguno de mis exámenes de la prepa?? jajaja Me sentí tan identificada con Pedro!! Qué risa, no manches, qué buenos recuerdos me trajiste! JAJAJAJAJA.
Salu2.